#BeerMovie: ESTÁN VIVOS (John Carpenter, 1988)

NUEVA SECCIÓN! Todos sabemos que hay películas, por nostálgicas, clásicas, de culto o lo que queramos calificar, que sean, que como merecen la pena ser vistas es echándose unas risas y tomando unas cervezas. Eso es lo que hacemos en el #BEERMOVIE, todos los Jueves, en el Saloncito del Cómic. En esta sección nos pararemos a analizar algunas de ellas, y comentar los pormenores de las mismas.

ESTÁN VIVOS (John Carpenter, 1988)

Considerada por algunos una película “menor” del maestro Carpenter, esta adaptación de un relato corto, y subrayo corto porque ahora nos encontraremos con algunas genialidades para remediarlo del director de culto, “Están Vivos” (They Live en el original, connotaciones algo diferentes, ya que la traducción apropiada en realidad debería haber sido “Están Entre Nosotros”) incide en la conspiranoia de los años 80 de “estamos siendo vigilados”, que en mucha de la filmografía de Carpenter se convierte en una sensación insistente de “algo por encima de nosotros dirige nuestras vidas”. Hasta en Halloween 3, la única en la que Carpenter reconoce tener algo de parte de la saga salvo la original, aunque encargó el guión y dirección a Tommy Lee Wallace, tenemos ese argumento presente, con unas máscaras de Halloween, que, accionadas desde distancia, acabarán por sacrificar a un montón de niños de una pequeña población norteamericana si nadie lo evita.

Conspiranoia y Ray-bans

“Están Vivos” aúna varios géneros: intrigas políticas, ciencia-ficción clásica (de nuevo podemos acordarnos del clásico “La invasión de los ladrones de cuerpos”) y terror, embadurnando todo ello con mucho humor negro y peleas de la WWF (En serio.)

Se rodó con muy bajo presupuesto y buenas ideas, convirtiéndose enseguida en un clásico instantáneo, tras fracasos de Carpenter como “Golpe en la pequeña china”, “El príncipe de las Tinieblas”, “Starman” (Sí, ya sé lo que me vais a decir, pero puedo aseguraros que fueron auténticos fracasos en taquilla y escasa recepción por parte del público), mucha gente amante del género de la ciencia-ficción volvió a reconciliarse con el gran director.

La trama nos sitúa a Rody Pipper, el luchador de la WWF, en un rol estéticamente similar al Mike Donovan de “V” y muchos héroes de la época, descubriendo una trama de control mental, dominación extraterrestre, que se desarrolla divertida con un sentido del humor magistral (hoy en día no hay de eso), y erigiéndose a su pesar en el héroe que revele al mundo lo que está pasando. Todo con ayuda de una extraña partida de gafas de sol, a través de las cuales veremos qué personas influyentes de la tierra son en realidad extraterrestres, y descubriremos la publicidad subliminal que utilizan para controlarnos y que seamos obedientes.

Respecto a lo del relato corto original, ‘Eight O’Clock in the Morning’, en el que se basa, la genialidad de Carpenter fué no extender la historia con tramas supérfluas, sino con una HILARANTE pelea sacada directamente de las coreografías del Wrestling, con Pipper peleándose casi a muerte con su compañero de reparto, para obligarle a ponerse las gafas y que vea la realidad. Casi cinco minutazos de pelea sin venir a cuento,  para extender, junto con algún que otro truco, una trama que no daba mucho más de sí.

PALOMITAS: ****

CERVEZAS: ***

REIRSE Y COMENTAR LAS LOCURAS DE LA PELÍCULA: *****

Recuerda, si estás en Burgos o vas a pasar por aquí, podrás ver con nosotros la película en El Saloncito del Cómic, a partir de las 21:00 horas.

EVENTO EN FACEBOOK: Beermovie: Están Vivos.